Qué es y por qué implementar el teletrabajo en tu empresa

Por definición, el trabajo a distancia o teletrabajo consiste en el cumplimiento de la totalidad o parte del horario laboral fuera de las instalaciones físicas de la empresa.

El trabajador mantiene una comunicación fluida y regular con los responsables de la empresa o del departamento correspondiente, pudiendo organizar su tiempo como desee pero cumpliendo un calendario previamente acordado.

Lo más usual es que el teletrabajo ocupe solamente una parte de las tareas del empleado, que cumple con el resto de sus obligaciones de manera presencial. Excepcionalmente, en los casos en que sea inviable el desplazamiento del empleado a la oficina (periodos largos de convalecencia, situaciones familiares concretas…) puede ampliarse el trabajo a distancia a la totalidad de la jornada laboral.

En cualquier caso, la clave en el éxito de la fórmula del trabajo desde casa es la responsabilidad del empleado y su capacidad de organización.

No todos los profesionales consiguen autogestionar correctamente su tiempo de trabajo cuando están fuera de la oficina, por esa razón conviene contar con un software de control horario con el que hacer un seguimiento diario de las horas trabajadas.

A su vez, cuenta con un sistema de notificaciones capaz de enviar correos electrónicos cuando un trabajador no ha cumplido con su jornada laboral, alertar cuando se ha producido una ausencia injustificada, etcétera.

El trabajo desde casa o teletrabajo ha dejado de ser algo exclusivo de los profesionales por cuenta propia para entrar con fuerza en la gestión de trabajadores de las empresas. Es una opción que ofrece numerosas ventajas tanto para las compañías como para los empleados.

El teletrabajo o trabajo a distancia es una posibilidad cada vez más extendida entre las empresas. Tradicionalmente, esta opción era vista como una forma de externalizar unos determinados servicios o de descargar parte del volumen de trabajo en profesionales ajenos a la empresa. Actualmente, sus implicaciones van mucho más allá.

El trabajo a distancia ha dejado de ser un recurso en momentos de crisis o de sobrecarga de trabajo para convertirse en una medida ordinaria. Los trabajadores adquieren mayores responsabilidades al administrar su horario de trabajo en el domicilio y las empresas ganan en flexibilidad y dinamismo. Lógicamente, el teletrabajo también presenta algunos inconvenientes que no se pueden dejar de lado.

Por qué implementar el teletrabajo en tu empresa